jueves, 2 de marzo de 2006

Orgullo y Prejuicio: Una vez más en el cine


Llega a las salas limeñas la sétima versión cinematográfica de una de las obras más conocidas de la autora Jane Austen: Orgullo y Prejuicio (Pride & Prejudice), esta vez protagonizada por Keira Knightley y Matthew MacFadyen.

Los Bennett (Brenda Blethyn y Donald Sutherland) son padres de cinco jóvenes señoritas a finales del siglo XVIII. Ellos están en busca de esposos para sus hijas, pero buscan hombres importantes, de buen nivel socio económico.

Charles Bingley (Simon Woods), que recién se había mudado a ese estado, organiza un baile y ahí conoce a Elizabeth (Keira Knightley) y Jane (Rosamund Pike), sintiéndose atraído por la segunda. Elizabeth, al contrario, al conocer al egocéntrico amigo de Bingley, Darcy, siente rechazo y desagrado al instante.

Aunque con el pasar del tiempo, Elizabeth como sus hermanas conocen a varios hombres más, entre ellos un joven militar recién llegado al estado, el teniente Wickham y el pequeño señor William Collins, personaje gracioso y medio tonto, pero el destino hará que Elizabeth y Darcy crucen sus caminos varias veces, rechazándose, pero al mismo tiempo, haciendo que cada uno piense en el otro a cada momento.

Esta película es dirigida por Joe Wright, que anteriormente ha hecho dos películas de mediano o ningún éxito. Ahora nos trae una versión más del clásico de Jane Austen, una comedia romántica con grandes cantidades de amor, por no decir, “enormes” cantidades de amor.

Se me viene a la mente una película que llego a mis manos hace algunos años, de manera muy agradable, “Sensatez y Sentimientos” de Ang Lee. Esta película es del mismo género y con el mismo estilo de narración, pero encuentro en ella algo que no llego a encontrar en “Orgullo y Prejuicio”, genialidad. Si bien, la historia tiene altas y bajas, las actuaciones son impecables, con una sorprendente y madura Keira Knightley, no me parece que llegue a tener el impacto necesario para ser considerada una genialidad y en ciertos momentos me pareció lenta y aburrida, con un ritmo bien establecido pero sin fuerza en los momentos cumbres. Es como si la película hubiera comenzado y acabado, claro que con un tiempo de dos horas y diez minutos interminables.

La presencia de Judi Dench es siempre impecable en la pantalla. Es una actriz imponente que no pasa desapercibida con ninguna toma en la que ella está cerca y es un gran acierto tenerla en el reparto. La dirección de arte y el diseño de vestuarios son impresionantes y muy bien tratados, especialmente en las escenas de baile, en donde se aprecia en toda su magnitud. La música de Dario Marianelli también está muy buena, no es casualidad que esté nominada al Oscar.

En general, está película es buena, pero me parece que le faltó algo más que buen tratamiento cinematográfico y una buena concepción del romance. Creo que pudo ser mucho mejor.

1 comentario:

Magaly Black dijo...

Me pareció una película lindaaaa y super romántica. Las actuaciones están muy buenas, y Keira sorprende con su actuación. Se ve que está mejorando y que bien por ella, porque es bastante joven y puede lograr muchas cosas en Hollywood.
La música sí está muy bonita y acompaña genialmente las escenas. Las locaciones son maravillosas... que lindaaaaaaaaaaaaa... jeje ;P