sábado, 14 de abril de 2007

Perfume: El Aroma del Suspenso

Se estrenó en Lima una película que muchos esperaban, pero que muchos desconocían. Con algo de retraso, ya está en las salas “El Perfume”.

Jean Baptiste Grenouille nació en medio de un mercado maloliente de pescado y fue abandonado por su madre al instante. Un orfanato se hizo cargo del bebé y las autoridades sentenciaron a su madre a la horca. Jean Baptiste creció, y tenía una afición especial por descubrir el olor de las cosas y de las personas, siendo este su más grande don, y también el motivo de la burla de todos los que lo rodeaban. A los 20 años, consigue trabajar para el perfumero Bandini (Dustin Hoffman), que le enseña a destilar esencias. Pero él quería atrapar otros olores, y quería atraparlos para siempre. A cambio de cien fórmulas de perfumes para Bandini, él le escribió una carta de recomendación para aprender sobre olores y aromas en la capital mundial del perfume: Grasse. Y ahí, buscará la combinación perfecta para conseguir el mejor perfume de todos los tiempos.

La película se desenvuelve en un mundo turbio, decadente y pobre. Es ahí donde el protagonista, con un talento especial, busca cumplir sus objetivos, sea cual sea el precio de sus actos.

La trama se conoce desde los primeros minutos. El espectador se siente metido en la película, y va conociendo las motivaciones de Jean Baptiste, y empieza a ver por donde va la historia y que rumbo puede tomar a lo largo de la cinta. Tal vez esto sea lo negativo de “El Perfume”, el saber lo que va a pasar desde el comienzo, y simplemente emocionarse con la forma en que se cumplen las predecibles acciones.

Tener en el reparto a dos grandes actores como Dustin Huffman y Alan Rickman, definitivamente asegura calidad en la cinta, y la presencia del protagonista, con su aspecto extraño, es perfecta para la composición del personaje.

La puesta en escena, la fotografía, la ambientación y el ritmo, son ideales para este tipo de películas. Lo que si puede llegar a molestar o hartar, es la música, que con tanta pasividad y a veces, llena de aburrimiento, no llega a formar parte de las escenas como un personaje más, sino, simplemente acompaña.

En general, la película se deja ver muy bien. La trama te envuelve y te llena de sorpresas dentro de normal. Los gags del género de suspenso está muy bien usados y el espectador tiene con esta cinta, una entrada bien pagada. Esta es una de esas tantas películas que se odian o se aman, aunque en mi caso, está en un punto intermedio, pudiendo decir que valió la pena verla, pero tal vez no repetirla. Ustedes tengan su propia opinión.

1 comentario:

saito dijo...

este es un buen largometraje un buen guion y su protagonista esta bien trabajo sin duda es una buena pelicula