miércoles, 27 de setiembre de 2006

Madeinusa: Ópera Prima de Claudia Llosa


Afortunadamente, cada año, más películas peruanas llegan a estrenarse en las salas a nivel nacional, y en esta oportunidad, una película que vale la pena ver y tener muy en cuenta, se ha apoderado de la taquilla y del entusiasmo de los espectadores.


Madeinusa (Magaly Solier) es una chica de 14 años cuyo padre, Cayo, es el alcalde de un pequeño pueblo de la sierra peruana. Cayo, tiene un especial cariño por ella, haciendo sentir inferior a su hermana Chale, y desde que su madre se fue a Lima, ellas han tenido que soportar los abusos y la inapropiada afición que tiene Cayo con su hija Madeinusa.

Siguiendo con la tradición del pueblo, el Viernes Santo representa la muerte de Jesús, y para ellos, es el Tiempo Santo, que quiere decir que durante ese día y hasta las 6 de la mañana del Domingo de Resurrección, Dios está muerto y no los puede ver, y por eso, la gente del pueblo puede hacer lo que les de la gana, ya que en esos días, no existe el pecado.

Salvador, un joven limeño que tiene que parar en ese pueblo a causa del cierre del camino, se relaciona con la costumbre del pueblo, y Madeinusa aprovechará el Tiempo Santo para hacer lo que quiera y lo que cree, es mejor para ella.

Esta película es la ópera prima de Claudia Llosa y comienza una carrera cinematográfica con muy buen pie. Madeinusa tiene de todo, comedia, drama, y una historia interesante. El guión ha sido muy cuidado para no perder los detalles que la hacen dramáticamente llamativa. No es una película hecha para el Perú, sino para que sea vista y apreciada por todo el mundo.

Magaly Solier debuta como actriz y lo hace muy bien. Su actitud con la película es impecable, la dirección hace que ella se pueda desenvolver con facilidad en un ambiente turbio y desordenado como el que se vive en los mejores momentos de la película.

El tema es el atractivo principal. El no tener pecado, da rienda suelta al pueblo a que pueda hacer lo que quiera, y los personajes aprovechan esta situación para marcar la pauta de la historia. Si bien es cierto que hay escenas fuertes, no tanto por como se ven, sino por lo que representan; estas están muy bien tratadas y enriquecen la trama.

La casi ausencia de música, el sonido limpio de las voces y el ambiente solitario y pasivo que solo puede darte un pueblo de la sierra peruana, van perfectamente con el ritmo tranquilo y calmado que tiene la película. Si a veces parece que todo fuera muy lento, es porque probablemente, así sea la vida en esos pueblos.

Tengo que resaltar que lo mejor de la película fue para mi gusto, el señor que pone la hora desde la plaza central. Un detalle maravilloso y digno de un gran guión.

Definitivamente Madeinusa es una gran candidata peruana para la selección de los premios de la Academia. No sabemos si tendrá éxito con la nominación, pero al menos, quedará como una muy buena película peruana, y un ejemplo para realizadores que lo único que hacen es aprovecharse del gusto popular y no de mostrar productos de calidad. Sigamos apoyando el cine peruano, que cada día tiene mayor cantidad de cintas y mejor calidad en ellas.

8 comentarios:

FabricioRebatta dijo...

Hay comentarios que aducen que la película tiene una gran carga racista ¿qué opinas?

FabricioRebatta dijo...

Hay comentarios que aducen que la película tiene una gran carga racista ¿qué opinas?

Lord Ishmi dijo...

bueno fabricio, yo tambien he escuchado lo mismo, y aparte, quejas de los pobladores de pueblos de la sierra que han dicho que es malo vender el peru de esa manera, porque las cosas no son asi, y las costumbres que se muestran en la pelicula no son ciertas... a mi parecer la pelicula no tiene nada de racista, simplemente es un punto de vista original sobre un pueblo abandonado de la sierra, y eso si hay un monton en peru, esos pueblitos que viven de sus costumbres religiosas y que todos se conocen... no tiene que ser como en la pelicula, pero para la ficcion es extraordinario, pudo haber sido ahi como en cualquier parte del mundo. gracias por tu comentario.

Anónimo dijo...

Nadie puede negar que la película "Madeinusa" tiene una deslumbrante fotografía, una excelente dirección artística, una muy buena banda sonora y encuadres muy bien construidos; pero lamentablemente no se puede decir lo mismo de la dramaturgia ni de la esencia misma de la historia que se nos quiere contar. Claudia Llosa tiene todo el derecho, como realizadora, a crear una situación (el tiempo santo) y un pueblo inexistentes, pero sólo si a través de esa ficción nos devela alguna verdad mucho más oscura, mucho más soterrada o mucho más impactante que la cotidiana. Ese recurso ha sido la esencia misma de la narrativa en Occidente durante miles de años. Esa es "La Verdad de las Mentiras" que ha sido descrita tan bien por su tío Mario Vargas Llosa. Tanto la buena ciencia ficción, como la satira, como el cine y la literatura fantásticos pueden mandar al traste "el sentido de la incredulidad" de los lectores o espectadores si es que al hacerlo están develando otra verdad mucho más misteriosa y desconcertante que la que vivimos a diario. Pero lamentablemente eso no sucede en "Madeinusa". Después de ver la película uno se queda con la sensación de que la historia ha sido solo un pretexto para deslumbrarnos visualmente y que detrás de toda esa pirotecnia visual no hay nada. "Madeinusa" no logra conmovernos en absoluto, y no lo hace porque la realizadora ha privilegiado la imagen sobre la dramaturgia (entendiendo dramaturgia como la relación que existe entre el personaje y la acción) en lugar de buscar amalgamarlos. Es por eso que nunca llegamos a entender cuales son las motivaciones de su protagonista y mucho menos de las personas que la rodean. Peor aún, hay escenas totalmente gratuitas que no hacen sino perforar la ficción. El ejemplo más notable es la escena en la que Madeinusa, a solas con Salvador, le canta a éste una canción de amor en quechua. Es una escena totalmente impostada que está allí sólo por el evidente placer que siente Claudia Llosa en fotografiar a su protagonista. Pero más grave aún que esa perforación de la ficción es el hecho de que esa escena haga aún más inexplicable y desconcertante ese final en el que Madeinusa se convierte en verduga de su "Salvador". Es evidente que Claudia Llosa no siente la menor simpatía por sus personajes masculinos. Tal como está narrada la historia los hombres no pasan de ser elementos de utilería: inmorales incestuosos, ladrones, borrachos o seres totalmente insulsos e inocuos como Salvador. Todos los seres humanos tenemos derecho a preferir un sexo sobre el otro, pero en un realizador esas preferencias se convierten en defectos cuando maltratan de manera tan lamentable la ficción que nos intentan contar.
No es sorprendente que buena parte de la crítica oficial se haya dejado cautivar por "Madeinusa". Son los mismos críticos que pertenecen a la ya añeja tradición de la veterana revista de cine francesa "Cahiers du Cinema", que en decada de los sesenta, en el siglo pasado, se atrevió a considerar "La ventana indiscreta" de Alfred Hitchcock, como una de las mejores películas del mundo. Como confesó el mismo Hitchcock en innumerables entrevistas, la historia, en esa película, fue tan solo un pretexto para lucir una serie de gags visuales. Pero los tiempos en que vivió mister Hitchcock fueron sustancialmente distintos a los tiempos en que vivimos ahora. Hoy en día, los nuevos cinefilos, tenemos derecho a exigirles a los realizadores menos pirotecnias visuales y más historias que nos toquen, que nos conmuevan y que nos permitan reflexionar , más y mejor, sobre la sociedad y el mundo en el que vivimos.

La cinefilia no es patriota dijo...

Más, mucho más sobre Madeinusa en el segundo número del blog LA CINEFILIA NO ES PATRIOTA. Ademas de una entrevista concedida por Claudia Llosa para responder las perturbadores inquietudes de sus críticos.

Daniel C dijo...

Sin animo de desentonar -acabo de verla- y debo decir que es una pieza muy pobre pq:
- eclectico es poco, mezclo todas las fiestas andinas a las que tuvo acceso en un frankenstein chabacano.
- colecto los personajes mas pintorescos/grotescos con los que se tropezo y les rodo en tales.
- y reinvento lo andino hasta hacerlo marketeable como curiosidad antropologica
asi pues, media pelicula se basa en un "efecto exotico" que pega bien fuera, mas cuan honesto es eso?
mas en tierra:
- los actores/actrices nobilisimos hasta el riesgo (quitando la nina y el alcalde).
- los recursos muy "mainstream" por el lado malo: hollywood.
etc.
- y lamento que otr@s creador@s peruanos no gocen de su buena distribucion, principal requisito para cosechar "premios".
bueno, eso es.
daniel
dancacon@hotmail.com

Pablo Quintanilla B. dijo...

a la pastrulita esa llosa no se le ocurrio mejor cosa que hacer algo de plata filmando cholos religiosos y ridiculizados en una pelicula. es una caricatura insultante de la sierra. que cojudez. siempre un taradito aspirante a artista termina usando a los cholos como excusa para su falta de ideas y talento.

que cojudez de pelicula y que insulto.

Hola FLorencio dijo...

Me indentifico con el comentario de Lord.
Es una buena cinta q cuenta una historia dentro de las costumbres de un poblado de nuestra sierra.
Ademas con muchos datos q los "limenos" desconocemos pues del mundo andino.
Ese mundo q ya describia Arguedas y q aun es dificil entenderlo, tal como lo advirtio.

El termino usado en la pelicula como "tiempo santo" no es un invento, se puede leer lo mismo en la novela de Santiago Roncagliolo Abril Rojo cuando el parroco de la ciudad describe las costumbres de los comuneros.
Lo andino es pues exotico tambien, si uno quiere verlo asi. Ahora la historia o el tema en la pelicula es totalmente valida y q se puede recrear en cualquier lugar y clase social.
El "deseo" pagano del padre hacia la hija es acaso exclusividad de campesinos pobres ?

Aun no nos acostumbramos a que nos retraten de esta manera, casi nos sentimos ofendidos. He leido muchas criticas hacia la Directora calificandola de "explotadora" de cholos y ademas racista; nada mas lejano.