domingo, 26 de noviembre de 2006

El Gran Truco: La magia de Nolan


Con bastante expectativa se estreno en Lima la última película de Christopher Nolan, “El Gran Truco”, protagonizada por Hugh Jackman, Christian Bale, Michael Caine y Scarlett Johansson.

Rupert Angier y Alfred Borden son dos magos que buscan pasar a la historia con un truco que nadie pueda igualar y que el público recuerde por años. Los dos, miembros de un grupo de magos, ayudan a otros a cumplir sus actos, siendo ellos cómplices de tales “ilusiones”.

Cuando deciden tomar sus propios caminos, entre ellos empieza una rivalidad que llegará mucho más allá de ver quien es el mejor, sino que los meterá dentro de una competencia llena de celos, ambición, crimen y muerte, que se les irá de las manos mágicamente.

Christopher Nolan, famoso por dirigir Memento, Imsomnia y Batman Begins, entre en este mágico proyecto con la idea de mostrar los tres tiempos de la vida, el pasado, el presente y el futuro. Contada a manera de flashback, “El Gran Truco” nos muestra cuales fueron las situaciones que se le presentaron a los personajes, para llegar a lo que vemos en los primeros 10 minutos de la cinta.

Hugh Jackman y Christian Bale se meten en sus personajes, tal como los magos se meten en sus actos. Jackman tiene carisma y hace que el público sienta más afecto por él. Bale sin embargo, es frío, duro en sus expresiones y tiene esa actitud de malo, que hace un buen contrapunto con el personaje de Jackman.

Sin embargo, esta no es una historia de buenos y malos. La rivalidad y la ambición son los temas principales, y estos dos colegas hacen hasta lo imposible por demostrar que uno es mejor que el otro, sin ver las consecuencias, o viéndolas demasiado, ya que en el mundo de la magia nunca se sabe que es realidad y que es ficción.

La película tiene un ir y venir constante en el tiempo. Si bien estos cambios pueden confundir al público o hacerlo pensar demasiado, las acciones muestran detalles que te llevan a descubrir la trama de a pocos. La presencia de personajes secundarios como David Bowie y Andy Serkis, ayudan a que las cosas pasen y nosotros, sentados en nuestras butacas, participemos en el desenlace de la historia.

Nolan tiene detrás de él, películas muy superiores a esta, pero su toque y narración están presentes en todo momento, y demuestra que es un director que toma el mando de los proyectos, y que maneja los tiempos dentro de la trama, con mucha sutileza y tranquilidad, sin perder la espectacularidad y el juego con el público a lo largo de las 2 horas de la película.

2 comentarios:

BoraBora dijo...

http://www.provincianas.blogspot.com/

Anónimo dijo...

BATMAN VS WOLVERINE!!!

YEAHHHHHHH!!!