sábado, 9 de diciembre de 2006

Volver: Almodóvar y Penélope Cruz


Volver, la última película de Pedro Almodóvar, pasó por la cartelera limeña hace algunas semanas, dejando huella de lo que podría ser la próxima ganadora del Oscar a Mejor Película Extranjera.

Esta cinta española cuenta la historia de una familia de clase media conformada por tres generaciones activas. Raimunda (Penélope Cruz) es una mujer trabajadora que tiene una hija adolescente y que vive en Madrid. Sole (Lola Dueñas) es la hermana menor, que tiene una peluquería dentro de su casa. Ellas dos visitan a una tía enferma cada cierto tiempo, siendo este el motivo de sus viajes al pueblo de La Mancha, lugar donde nacieron.

Un problema familiar lleva a Raimunda a encargarse de su casa y cuidar de su hija ella sola. Consigue hacerse cargo de un restaurante, haciendo lo que sea por poner algo más de dinero en la mesa de su casa. Sole, en una de las visitas a La Mancha, por el fallecimiento de la tía, se encuentra con la fantasmagórica presencia de su madre, muerta hace algunos años. Es así, que con la madre de regreso, los problemas que tienen las hermanas y un pasado oculto listo para ser resuelto, esta historia se llenará de drama y comedia al mismo tiempo.

Pedro Almodóvar siempre nos muestra historias humanas, fáciles para la identificación del público con los personajes, y siempre cuenta historias femeninas. Volver envuelve comedia dentro de un drama familiar cargado, pero el guión y la dirección nos llevan a sentir la película ligera y muy divertida.

Penélope Cruz, en extraordinaria actuación, nos muestra una mujer decidida, luchadora, pero que esconde con ella, penas del pasado que ha vivido. Carmen Maura hace de una madre loca, graciosa, llena de “vida”. Lola Dueñas, siempre con su cara de buena gente, casi tonta y sin saber que pasa, se muestra como una hermana menor unida a su madre, pero al mismo tiempo, necesitada de la ayuda y compañía de su hermana mayor.

La historia se cuenta sola, es tan fácil sentirse parte de la película, que las dos horas que dura se pasan volando. El ritmo es ágil, lleno de acción, de emoción y de escenas graciosas que liberan el drama contado en la trama.

La música siempre de Alberto Iglesias, tiene el mismo motivo que todas las películas de Almodóvar. Una música que acompaña, que revienta en momentos como una clásica película de Hitchcock y que hace más dramática la película, algunas veces más de lo que es.

En general, si esta película no llega a ser mejor que Hable con Ella, o Todo Sobre mi Madre, definitivamente es una gran película, que no sorprendería si la Academia la premiara y le diera Almodóvar otro Oscar más, y de repente acompañado de una sorpresa, que sería el premio a Mejor Actriz para Penélope Cruz. Veremos si la Academia se arriesga a tener entre sus ganadores en categorías importantes, a dos extranjeros.

1 comentario:

Enrique dijo...

buen resumen. El núcleo más denso de la historia es el tema del incesto. La madre reaparecida cuenta que Raimunda fue accedida carnalmente por su padre, que su hija adolescente es al mismo tiempo su hermana. Pero al final Raimunda le dice a su hija que el padre es el Paco asesinado (una prefiguración del incesto revelado al final). ¿Compasión para no decirle la verdad o juego de Almodovar?