miércoles, 11 de octubre de 2006

El Diablo se viste a la moda


Hace ya algunas semanas, se estrenó en Lima, una tragicomedia elegante y “fashion”, protagonizada por la extraordinaria Meryl Streep y Anne Hathaway.

“El Diablo se viste a la moda” cuenta la historia de Andrea (Hathaway), una chica estudiosa, graduada de la universidad, lista para ser periodista y preparada para asumir el cargo de redactora en un importante diario neoyorkino. Ella, como todo recién graduado, tiene que cumplir con prácticas y empezar desde abajo para conseguir pronto las metas, y es así que mediante una agencia de empleos, Andrea llega a Runway, la revista de moda más importante del país, y probablemente del mundo, siendo su editora en jefe, la poderosa Miranda Priestly (Streep).

Andrea, sin ningún conocimiento sobre moda, es atacada y despedazada por el carácter y los requerimientos de su nueva jefa, y lucha por ser aceptada laboralmente en un mundo que ella considera superficial y tonto, dándose cuenta, que hasta de los peores momentos, uno puede recoger cosas positivas.

La película filmada enteramente en Nueva York, refleja un mundo duro y fuerte, que es el mundo de la moda. Obviamente el glamour llena la pantalla, y los vestuarios, colores y de más elementos relacionados al tema, resaltan de manera perfecta en la película.

Fuera de esa puesta en escena impecable, se encuentra una historia de personajes antagónicos, pero que tienen en el fondo, la misma suerte y los mismos problemas. El eterno tema del trabajo y como este llega a afectar la vida personal y a convertirnos en máquinas, que lo único que hacen es trabajar y trabajar todo el día.

Meryl Streep es lo mejor de la película. Su extraordinaria presencia y fuerza en la pantalla, le dan a la película lo que necesita. Sin ella, la película no sería lo que es, simplemente magistral en su papel de Miranda. Anne Hathaway, joven actriz conocida por ser la princesa moderna de Disney, se involucra en este mundo duro, pero con las mejores intenciones, y logra adaptarse a las situaciones.

Stanley Tucci y Emily Blunt cierran el círculo del elenco principal, dándose lugar para beneficiar y perjudicar en la historia a las dos protagonistas, estando cada quien del lado del otro, en diferentes partes de la historia, lo que hace que sea mucho más atractiva para el público.

En general, “El Diablo se viste a la Moda” es una película con una historia entretenida, unas actuaciones muy buenas, y un tema que muy pocas veces puede pasar desapercibido, como es el tema de la moda y todo el glamour que en él se esconde, pero que también esconde caras tristes e historias completamente dramáticas, que nos hacen saber que no hay nada perfecto, así se tenga la anhelada fama y fortuna.

5 comentarios:

Iñaki Bilbao dijo...

Entretenida película estadounidense, una especie de cuento moderno con diversos tópicos pero realizada de forma elegante y eficaz.
Resulta interesante, aunque no se caracterice precisamente por su profundidad, pero gracias a un medido guión, buenos diálogos, momentos de humor irónicos y sarcásticos, la cinta se degusta sin dificultad alguna.
Por otro lado, los intérpretes lo hacen muy bien, con especial mención a Emily Blunt, en el papel precisamente de Emily y, por supuesto, una vez más a la aquí, inconmensurable Meryl Streep, sencillamente magistral y casi segura futura nominada al Óscar de Hollywood.
Se puede decir del filme que es facilón...y puede que lo sea, pero hay mucho trabajo de planificación y la narración no divaga por caminos extraños, por lo que el interés no decae nunca, resultando interesante en todo momento.
Ciertamente, al finalizar se puede llegar a la fácil conclusión de que se le podría haber sacado más provecho, ya que se parte de una historia real (el guión está extraído de la biografía de la ex-secretaria de la directora de la mundialmente famosa revista de moda Vogue), pero no cabe duda que, entre sonrisa y sonrisa, se pueden sacar provechosas conclusiones sobre aspectos socio-mediáticos de la actualidad mundial, que han adquirido una exagerada importancia en el mundo "fashion" de hoy en día.
Excelente montaje

Anónimo dijo...

Meryl Streep es la esencia de la película, sin ella, la trama no hubiese aspirado a más.
El papel de Mirana es sencillamente genial.

Anónimo dijo...

Meryl Streep es la esencia de la película, sin ella, la trama no hubiese aspirado a más.
El papel de Mirana es sencillamente genial.

Anónimo dijo...

MERYL STREPP ES UNA GENIA, LO MEJOR LA PELI UNA OBRA MESTRA.

Anónimo dijo...

El mundo ficticio de la moda, nos deja entendido la envidia y el abuso de poder que se vive. Si bien es cierto que el trabajo dignifica al hombre; no menos cierto debemos pensar en sacar tiempo para La Salud, La Familia y Los Esttudios... Se trabaja para vivir, no se vive para trabajar.