lunes, 23 de octubre de 2006

Open Season: Aburrimiento animado


Sorprendentemente, este año se han estrenado cantidades increíbles de cintas animadas por computadora, y esta vez le tocó a una que el público esperaba, ya que se veía como que podía ser buena. Open Season es el nombre de esta lamentable decepción.

La película cuenta la historia de Boog (Martin Lawrence), un enorme oso amaestrado, educado y engreído, que vive dentro de un garaje, en la casa de su dueña Beth. Él es querido por el pueblo, y además, es parte de una atracción para la gente de la comunidad.

Mientras que en el pueblo, la temporada de caza de animales se acerca, Shaw, el cazador más despiadado, se prepara para llevarse consigo, muchos animales. Este personaje ya tiene a Elliot, un delgado y tonto alce. Boog salva de las garras de Shaw a Elliot, y este le queda completamente agradecido. Elliot cree que le debe la vida a Boog y decide buscarlo y estar con él, para cumplir con devolverle el favor que él le había hecho. Boog no quiere saber nada de él, porque se siente muy feliz con su vida casi humana.

Elliot, después de insistir y molestar a Boog, consigue hacerlo salir del garaje en el que vive, y lo lleva a disfrutar de lo que el pueblo puede ofrecerles, haciendo que se metan en un problema enorme, que obliga a Beth y al comisario del pueblo, a llevar a Boog y a Elliot, a un lugar muy alejado, en las afueras del pueblo, en lo que en realidad, es el hábitat natural de estos animales.

Ahí, estos dos “amigos”, pasaran muchas aventuras y lucharán por llegar a su destino, ya sea el de estar en la bonanza de una vida en ciudad, o en lo que la naturaleza llama dentro del campo.

La película comienza con un par de secuencias de mediana calidad, que nos hacen pensar que es lo que puede venir en los próximos 80 minutos. Desde un comienzo vemos a los personajes tan irritables, que no llegan a ganarse el cariño del público, por lo menos el adulto. Es verdad que esta película es para niños, porque todo el tiempo eso si se demostró, pero estoy seguro que los niños también pueden apreciar una película con contenido y con una historia agradable.

Los personajes son tontos, sin gracia, sin personalidad, sin carisma. No sé si la intención de la película haya sido esta, pero hasta los noté bastante homosexuales, principalmente a Boog y Elliot, porque tenían detalles que iban más allá de un comportamiento infantil, a un comportamiento más amanerado. Si la intención era esa, perfecto; pero yo creo que esa no era la intención.

La animación en computadora también es de mediana calidad, comparado con lo que estamos acostumbrados a ver con otras películas.

El gran problema de esta cinta es el guión y el exceso de infantilismo, porque los adultos también vamos al cine, y llevamos a los chicos a ver estas cintas, pero también queremos divertirnos con una buena película de contenido, como las que se han estado estrenando durante todo el año. Aunque esta cinta guste bastante en el público menor, cinematográficamente creo que no llega a estar al nivel más alto.

3 comentarios:

Marty Gonzalez Hernandez dijo...

Master entonces en lugar de ser critico de cine dedicate a hacer modelos a escala en el sotano de tu casa como todo un adulto ke me imagino ke ya eres o enseñales a los animadores a hacer renders de la calidad a la ke estan acostumbrados tus ojos.

ssax.flyset@gmail.com

Anónimo dijo...

Pues en mi opinion la pelicula es buenisima, me parece q exageras en tu apreciacion.La misma esta hecha pensada en ninos asi q no puedes juzgar su contenido infantil, aunque ella es animada lo suficiencte e original como para divertir a los adultos.Me parece q viste la pelicula en un mal dia y por eso no eres objetivo.

Anónimo dijo...

Los que tenemos alma de niño pudimos reirnos con una pelicula de excelente animacion y sano humor. La encontré muy buena. Y al que hizo la crítica...que pena por él, pero no eres capaz de ponerte en el lugar de un niño.